La empresa pertenece a un grupo internacional que decidió implantarse en España porque, al concurrir determinadas circunstancias, consideraba que era aquí donde podría desarrollar un modelo de negocio muy novedoso en un sector maduro y totalmente dominado por un oligopolio histórico. Por lo tanto, era fundamental una gran rapidez en la respuestas y acciones a ofrecerles desde Mora&Jordano. En un plazo record la empresa tendría que estar lista para operar en el mercado, ofrecer sus productos y servicios, tener capacidad para concurrir a concursos públicos, así como dotarse de los soportes contractuales necesarios para el desarrollo de su actividad con los clientes.

Lo importante del reto era que había que conjugar soluciones de derecho mercantil, fiscal, administrativo, etc. para la puesta en operación de la empresa, antes de que comenzara la temporada cíclica del sector. Gracias a haber podido conjugar las habilidades de distintos especialistas bajo la coordinación de encargado del cliente, se logró que este pudiera irrumpir en el mercado ofreciendo su solución y llegar a tiempo para entrar en los principales concursos públicos. Dada la novedad de su oferta, el cliente necesita presentarla y ponerla en conocimiento del mercado con la máxima rapidez, antes de que reaccione la competencia. En ese sentido, el despacho ha ido más allá, implicándose en la presentación y captación de posibles clientes.